lunes, 25 de junio de 2007

¿Es cosa del tiesto o de la planta?


Esta semana os dejo con una reflexión de un buen amigo mío, Jonatan Mira, la cual catalogo de enriquecedora y constructiva.

----

"La verdad, que de lo que hay, eres de lo mejor". Una frase similar escuché ayer. En mis pensamientos sabía que esa frase escondía algo. Algo más de lo que a simple vista pude ver. Esta mañana pensaba de nuevo en la frase. Recordé cuando mi madre o mi abuela cambiaban las plantas de tiesto. Entendí lo que escondía esa frase.

Las plantas, a medida que van creciendo, para que puedan seguir su desarrollo, es bueno colocarlas en un tiesto más grande. Así pueden expandir más sus raíces y como consecuencia de una mejor base, un mejor crecimiento. Sin embargo, antes de cambiar la planta de tiesto, esta, se vé grande. Pero después del cambio al nuevo tiesto, se puede observar como, la planta, queda ridícula y que aún le queda mucho más por crecer.

De una manera similar nos ocurre a nosotros. Podemos ser los mejores, ser grandes, pero ¿se nos vé grandes por qué la planta es grande, o por qué el tiesto es pequeño? O lo que sería lo mismo, ¿eres bueno, por qué eres bueno, o por qué los demás no piden más de tí o son peores que tú? Darse cuenta de esto, lejos de desanimarnos, nos puede servir para cambiar de tiesto y eso nos permitirá seguir creciendo en cada una de nuestras áreas. Así que si creciste, pero el tiesto empieza a quedarte pequeño, cambia de tiesto.

Un abrazo,

Jonatan Mira.

----

Espero que el artículo de esta semana os haya sido constructivo, de ayuda y de autoreflexión.
Espero vuestras opiniones y comentarios.

Gracias por leerme esta semana,
Tony

3 comentarios:

Jonatan dijo...

No entiendo nada de nada ¿qué se supone que es el tiesto? ¿se refiere a todo tipo de plantas? ¿Es un cactus o un bonsay? En fin...

Jonatan Mira

Anónimo dijo...

Pues yo opino que quien se ve grande, es mayoritariamente por un tiesto pequeño, o quizás en algunos casos, fallo de percepción de las dimensiones, puesto que suele suceder que quien mas se cree, menos es en realidad, puesto que dentro de éste grupo de personas están los que se creen más que los demás, y se creen con derecho a pisotear a otros y en esta vida, todos somos iguales ante Dios.
En esta vida, hay de todo, todos partimos de lo mismo pero nuestro desenvolupamiento y desarrollo en nuestro primeros años de vida es el que nos marca practicamente el resto de nuestras vidas, y es muy dificil luchar contra esas raices y seguir evolucionando, ya que en muchos casos en el momento que se debió abonar bien, tener la tierra bien regada e ir haciendo los cambios de maceta, no se hizo o quizás no de la forma adecuada.
La mayor parte de la sociedad vive en tiestos muy pequeños totalmente en desacorde en lo que deberían tener, pero es que e incluso parece que la persona que esté dispuesta a evolucionar, a enriquecerse, a madurar... es la que está vista como algo extraño.
Es muy triste vivir entre miles y miles de personas las cuales se conforman en sus diminutos tiestos, y no ejercer el menor esfuerzo por dar un pasito más.


Abel Hidalgo

Tony dijo...

En primer lugar, quiero disculparme por no haber actualizado este último lunes ni respondido, es que entre exámenes y trabajar, he ido muy liado.

A ver, en respuesta a las dos intervenciones que ha habido, comentar que el símil que se está utilizando, quiere referirse a que las personas, somos como las plantas, y en función de lo que crezcamos, podemos ser más o menos grandes. Por otro lado, el tiesto representa todo aquello que nos rodea (llamese amigos, compañeros de trabajo, vecinos...), o las autolimitaciones o metas o límites a alcanzar el cual también puede ser más o menos grande.
La pregunta que Jonatan nos plantea es: Eres grande o has crecido, porque ése crecimiento es real o es porque al compararte con los demás, que quizá no han crecido tanto, te ves que sobresales por encima de ellos? O es mas, necesitas cambiar de tiesto? es decir, necesitas ver en que necesitas seguir creciendo? (gracias jonatan por iniciar el debate) ;-)

En cuanto a la intervención de Abel, decir que es cierto, que comparto tu punto de vista cuando dices que la mayoría de la gente no hace nada por cultivarse, madurar y enriquecerse, y prefieren quedarse dentro de los límites conocidos (tiesto) que luchar por crecer y progresar.
El tema es que esa dinámica del no crecimiento no tiene que llegar a uno. Uno tiene que estar en continuo crecimiento, de manera constante, durante toda la vida.